El pasado 23 de marzo cargamos y partió rumbo a Honduras un nuevo contenedor de 40 pies lleno de libros, material escolar, ropa, zapatos, juguetes y material sanitario. Para unas Asociación tan pequeña como la nuestra y en medio de una  situación económica tan catastrófica como la que padecemos, este contenedor nos parece una prueba más de los “milagros” que puede obrar la solidaridad cuando encuentra cauces a través de los que hacerse efectiva. Muchas gracias a todas las personas y entidades que nos han donado cualquier tipo de material útil en Honduras, así como a los voluntarios que han colaborado desinteresadamente y con entusiasmo en el trabajo de embalaje, transporte  y carga.